¡Me discriminaron!

El día sábado 26 de abril luego de regresar de un paseo con mi tío y este como se encontraba enfermo me pidió que fuera a comprarle sus bebidas y yo fui; la bebida que él quería no había así que fui de minimarket a minimarket  y llegue a una bodega que se ubica en una esquina, en la cuadra donde es  amazónica de televisión canal 2.  Yo bien humilde pues, a veces ando como indigente porque me siento cómoda, unas sandalias de 3 soles, un short y mi polo de colegio, fui al mostrador y  le dije a la chica si tenía Gateroide sabor naranja y me dijo que si, así que  tuve que esperar pues había muchísima gente y en ese transcurso de espera, a mi costado se encontraba una chica que estaba ofreciendo café, una señorita morena, cabello color café, alta, y yo pues, tengo la costumbre de peinarme y acomodar mi cabello a un costado como tapándome el ojo y sin querer la mire, ella obviamente no se dio cuenta que yo la miraba y me fije que me miraba de reojo, de pies a cabeza, como si fuera un extraterrestre, no sé, fue tan incómodo y en eso,  con la mirada llamó a su amiga que estaba de cajera y ambas decidieron notar mi existencia, luego de mirarme, se rieron.
La cosa es que espere mucho tiempo pues la bebida “dice que no había”, pienso que no me lo quisieron vender ya que vi la bebida en los estantes al momento de entrar, en pocas palabras: ¡ME DISCRIMINARON!
O sea debo ir bien vestida, con oro y plata en el cuerpo para que me atiendan, me revienta haber vivido esa situación y darme cuenta que te juzgan por lo que llevas puesto; solo personas mediocres e ignorantes hacen eso, pero bueno, la belleza no prevalece, la inteligencia sí.
En venganza puede ser que algún día vaya toda guapetona a ese mismo minimarket y estén esas mismas chicas (ya toda viejitas obviamente) y decirles:
“hola, una vez vine aquí a comprar una bebida y no me lo quisieron vender, ustedes se burlaban de mí y volví aquí para comprar la misma bebida pero ya hecha toda una profesional y mírense, ustedes siguen aquí ofreciendo sus productos pero ya no con la belleza que tenían antes. Gracias, sus burlas me hicieron querer ser mejor que ustedes”

No se cómo será mi vida más adelante pero todos merecemos respeto, lleves lo que lleves, ojala más adelante se sancione estas cosas.

Comentarios

COLÓNIDA TEATRO ha dicho que…
Interesante historia la que escribes teniendo en cuenta tu experiencia vivida en ese lugar... Toda persona alguna vez pasa lo mismo... Pero si estamos contentos con nosotros mismos y sabemos lo que somo y valemos... No importa nada mas que ser felices como somos y punto...

Me encanta tu manera de escribir... se que con práctica y bastante lectura iras mejorando y harás tus artículos como toda una periodista... desde muy jovencita ya tienes ese talento para lo que deseas ser... mi enormes felicitaciones y jakuna matata por las sanalitas de dos lucas... se lo que se siente jajaja... son comodas y a mi me gusta ir a la universidad con esas y me da igual lo que opinen... si les gusta o no es su problema... el asunto es que soy libre y feliz siendo como soy....Rompiendo esquemas...

Entradas populares de este blog

El mejor relato de la clase

Graduación