RECUERDOS

En ocasiones iba al pasado solo para llorar,
removía los escombros para que los malditos recuerdos empezaran a correr para ocultarse otra vez.

Ojala existieran un cuartel de asesinos de recuerdos…

Yo iba al pasado solo para recordar que el dolo si existe.
El dolor mostraba su grandeza, me exigía lagrimas para que su poder emerja y yo,
tontamente accedía a su capricho.

¿Para que iba al pasado?

La última vez que abrí la puerta del pasado me encontré con momentos asustados,
el grandioso dolor tenía una mirada perdida
y los recuerdos ya no corrían ni se escondían
 solo se quedaron quietos, como muertos… esperando ser devorados

Y entonces una bestia apareció junto a ellos y se los comió


Cuando amaneció me sentí tan llena de vida que ya no tenía lágrimas, ya nada me dolía, nada recordaba… era como si volviera a vivir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El mejor relato de la clase

Graduación