Gracias totales

Fueron 5 años que pasaron como si nada, ni siquiera yo puedo creérmelo!. Hoy escribo estas líneas con mucha alegría y nostalgia pues una etapa de mi vida que  se cierra para abrirse otra vez y empezar otra etapa más, una etapa en la que ya nadie podrá ayudarme o darme un empujoncito, pues la vida luego de la universidad es muy trabajosa y para llegar a ser alguien debes sobresalir de entre la multitud.

Hace 5 años que ingresé, toda temerosa, tímida sin ninguna expectativa de la vida, pues, siendo una chica con problemas de autoestima, no desea sobresalir por nada ni por nadie. Fueron 5 años de mucho esfuerzo, sacrificio, noches sin comer o días donde no se tenía ni para una copia; y hoy, que he sobrepasado todos esos obstáculos, puedo decir ¡lo logre!, ante todo pronóstico; esta chica tímida, con miedo a hablar en público y miedo a preguntar en clases por temor a burlas termino sus cursos y egresará.
Estos 5 años no hubieran sido posibles gracias a muchas personas, entre ellas mi tío, Isaac Ocampo Yahuarcani que desde pequeña me ha apoyado y cuidado como si fuera su hija, y quien de cariño me dice “chejita”, siempre con palabras fuertes, dando consejos, y sobre todo que tuve fe en mi en que yo terminaría mis estudios, a veces rabiándose porque no dormía en casa por desvelarme haciendo trabajos pero siempre preguntando por mí y de cómo iba.

A mi abuelita Margarita Yahuarcani Ayambo, quien me ha apoyado incondicionalmente desde que tengo uso de razón, quien me cuido y dio amor cuando mis padres salían de viaje a trabajar. Ella siempre  ayudándome con 2 soles para poder sacar una copia, prestando 30 o 50 soles para ir a hacer mis prácticas de campo, mi abuelita es la razón principal por la que llegue a donde estoy porque ella nunca ha desistido conmigo, siempre ha estado ahí dándome chicotazos, hablándome, diciéndome que no me rinda porque Dios vera mi esfuerzo y me bendecirá, ella, que se quedaba en casa solo para hace mi comida y tener algo en el estómago cada vez que venía de Zungarococha, nunca será suficiente agradecerle todo lo que ha hecho por mí.

A mis padres hermosos, Marina y Haroldo que con lo poco que tienen me han apoyado, y ese poco que me dieron, yo duplicare su valor y se los devolveré porque los padres siempre te apoyaran y te querrán por sobre todas las cosas. Mis padres, tan buenos ellos sé que con este logro mío, sus corazones están que saltan de la emoción y alegría porque seré la primera hija que culmina sus estudios universitarios, que tendrá un título, sé que se sienten bien al contar a sus amistades que ya me graduare y eso me llena de lágrimas y de emoción pues, en mi familia hubo decepciones y malos ratos, así que, no los defraudare.

A mis dos hermanas Rossmeyre (la mayor) y Luz Marina (la menor), yo soy la intermedia, que espero sigan mi ejemplo y no se rindan aun pues tienen un motivo mayor para salir adelante, mis hermosos sobrinos.

A mis sobrinos, Zamia Valentina y Josué, que son motivo y aliento para seguir avanzando pues pienso apoyarlos en su camino, así como mi tío Isaac lo hizo conmigo.

Y no podía faltar mi pareja, José Abel Arbildo Paz, quien estuvo conmigo desde que estaba preparándome para ingresar, nos conocimos ahí, el ya terminó su carrera y se está preparando para recibir su grado de ingeniero, son 5 años de conocerlo y ha estado apoyándome desde entonces, gracias al yo tenía donde hacer mis trabajos, donde comer cuando no tenia y sobre todo apoyo incondicional cada vez que quería tirar la toalla por no tener dinero para poder hacer mis cosas, tanto el como yo nos hemos apoyado para culminar esta etapa. Gracias mi amor por  todo.

Gracias a los ingenieros que me enseñaron y a las amistades que hice y que ya tenia en la universidad, sin ellos esta etapa no hubiera sido posible.

Gracias Universidad Nacional de la Amazonia Peruana por admitirme en tus aulas, por los saberes aprendidos y por las experiencias. 

Son 5 años de muchas cosas, tanto esfuerzo y sacrificio, no pensé que llegaría a este punto, no imagine estar viviendo esto, ahora, solo queda esforzarse el doble pues la competencia es fuerte, y sobre todo, debo vencer mis propias barreras, debo enfrentar mis miedos, debo vencer ese estúpido temor de hablar en público, no seré una buena profesional si cosas como esa me detienen, tengo mucho que ofrecer, quiero que mi voz sea escuchada y así será, yo sé que puedo.

Gracias familia, gracias Dios y gracias a mi porque decidí seguir adelante.




Comentarios

¡Enhorabuena, Alana!
Me alegra saber que lo conseguiste.
Muy emotivo tu escrito, recordando y agradeciendo a quienes te ayudaron y animaron.
¡Suerte y que puedas encontrar un buen trabajo!
:)
Evelin Alana Rojas Alva ha dicho que…
Muchas gracias amigo... Y si jajajjajajaja espero conseguir un buen trabajo
BELLEZA NATURA Sac ha dicho que…
ay osita recien leo este loq me encanto :) gracias por el cariño yo tambien te kiero y estoy muy orgullosa de ti ...

Entradas populares de este blog

El mejor relato de la clase

Graduación